Imprimir esta página

Narcoabuela: traficó drogas con su nieta enferma

Le dijo que “saldrían a pasear” pero cayó con 118 kilos de marihuana. Pidió prisión domiciliaria para cuidarla pero fue rechazada.

La “narcoabuela” misionera detenida en Córdoba después de caer con 118 kilos de marihuana utilizando como ardid a su propia nieta enferma, sufrió en los últimos días un nuevo revés de la Justicia Federal, que le rechazó un pedido de prisión domiciliaria que había presentado, paradójicamente, para cuidar a la misma pequeña de un año y medio con la que viajaba cuando fue descubierta.

La insólita solicitud de la mujer, de 46 años y con último domicilio en la chacra 122 de Posadas, no encontró asidero ni ante el Juzgado Federal de San Francisco ni ante la Cámara Federal de Córdoba, que confirmó el rechazó a la prisión domiciliaria resuelto en primera instancia por el juez Mario Eugenio Garzón, al frente de la pesquisa.

La “narcoabuela” permanecerá así tras las rejas, a la espera de que la causa llegue a debate oral y público, imputada por el delito de “transporte de estupefacientes” en calidad de “coautora”. El otro “coautor”, también detenido, es su expareja, un hombre también misionero que igualmente está tras las rejas y procesado en Córdoba.

Además de aquello, se supo que la misionera también enfrenta otra causa por narcotráfico que debe llegar a juicio en los próximos meses. Esa investigación está radicada en la Justicia Federal de Buenos Aires, donde está procesada por el delito de “tráfico de estupefacientes agravado por la participación de tres o más personas”, aunque en calidad de “partícipe secundaria”.

Al momento de ser requisada, los gendarmes se encontraron con un misionero que conducía el vehículo y, en la butaca trasera, la “narcoabuela” y su nieta, de un año y medio, quien ostentaba un “visible orificio propio de una traqueotomía”.

La mujer aseguró que viajaban hacia la ciudad de Córdoba para un turno médico de atención a la pequeña. Sin embargo, a la hora de profundizar sobre ese argumento, entró en contradicciones que hicieron caer su plan.

Rápidamente los uniformados detectaron tornillos de diferente antigüedad y “puntos” de soldadura extraños en el chasis. No tardaron en descubrir un “doble fondo” en el que viajaban 126 “ladrillos” de marihuana que arrojaron un peso total de 118,370 kilogramos del estupefaciente.

La “narcoabuela” y quien resultó ser su expareja terminaron detenidos, mientras que la pequeña fue trasladada de regreso a Posadas, donde quedó al cuidado de su madre, hija de la detenida.